Obra de Rocío Tisera

domingo, agosto 10

Abismo


El abismo estaba a un paso de mis pies. Se encontraba tan virgen para mis incrédulos sentidos, que mi mirada no alcanzaba a apreciar en su total magnitud el misterio y la letalidad que se ocultaba en su profundo ser. Sin saber si seguir contemplando embobadamente aquel paisaje, que me emborrachaba de vértigos y de mareos, o de decidirme de una buena vez por todas a lanzarme para planear por esos tibios aires, con estas alas que todos ven como brazos, con estas plumas que todos ven como cueros, se me ocurrió de pronto que lo mejor que podía hacer en ese momento era abrir de una vez mis ojos para escapar de ese extraño sueño. Y al hacerlo, ya no se encontraba frente a mí ese monstruoso precipicio. Solo estaba cayendo mansamente en el vacío.

4 comentarios:

la sombra de un gato gris dijo...

Muy buena Gustavo

Estaba pensando en la sensación de vértigo abismal antes del salto y justo me encontré tu historia

gracias por la sincronía

le da un toque especial

aunque no sea deliberado...

quizá, precisamente porque no lo es

eliana supino dijo...

he pensado tantas veces en hacerlo......
pero con ala delta de por medio!
como siempre....precioso relato.
un beso desde Alicante

aliada dijo...

Abismo del ser, abismo que se abre en el centro de tu alma y no sabes si saltar o dejarte llevar. Demasiados abismos padecemos ¿por qué?

http://agoniasypalabras.blogspot.com/

Tu Gitana dijo...

Que bien escribes! saludos