Obra de Rocío Tisera

sábado, febrero 26

En una parada anterior



Me molesta muchísimo viajar parado en el ómnibus cada mañana al ir a trabajar. Mis piernas se vencen por el sueño, pero también por las violentas frenadas y aceleraciones que realiza el chofer continuamente como si fuera un avezado piloto de Fórmula 1, sin olvidar los pisotones y empujones que todo esto conlleva, y el malhumor contagioso que se genera entre los pasajeros. Esto es algo que a esa hora del día puede acabar rápidamente con mi paciencia. Por todo esto, hoy abandoné la parada en donde desde años aguardo el bus y decidí caminar y tomarlo en alguna parada anterior para poder conseguir un asiento desocupado. Testarudo como soy, comencé a caminar y a caminar hasta que a lo lejos, vi venir el coche. Me detuve en una parada cercana y, efectivamente, al subir al ómnibus tuve el inmenso agrado de ver un asiento solitario que me aguardaba. Me senté triunfante, orgulloso porque el esfuerzo que realicé tuvo recompensa. Lo extraño iba a suceder más adelante, ya que unas diez cuadras después, o sea en la misma parada en donde desde hace años suelo esperar, subí yo, o sea me vi subir a mí mismo, fastidioso, con el rostro somnoliento y las piernas vencidas por el sueño…

4 comentarios:

Solera dijo...

tus dobles te persiguen!! sólo cuida que no te vean :O

hola

Anónimo dijo...

Hola, quizas solo sea un relato o tal vez exista algo oculto en el, una especie de mensaje entre lineas, "hoy abandone la parada en donde hace años aguardo el bus, y tomarlo en una parada anterior", eso puede expresar un deseo de volver en algo de tu vida,tratar de ver como seria el viaje, si te arriesgas a "volver" unas cuadras para poder continuar tu viaje tranquilo,sin que pisotones o empujones alteren tu paciencia.Muchas veces el subconciente juega con nosotros...

Un beso.
T.A.G

aliada dijo...

Me ecanta la paradoja!! Quizás estaba soñando que cogía el bus y estaba sentado mientras esperaba.....

smuaks.

gustavo maziarz dijo...

Si alguna vez que suba tu doble, hay por casualidad un asiento vacío a tu lado, no le permitas ocuparlo. puede que no te deje disfrutar de un viaje ¨sentado¨.