Obra de Rocío Tisera

sábado, junio 6

Estoy a punto de llegar


Estoy a punto de llegar luego de una extensa marcha, pero también a punto de partir otra vez. Siento que mi vida transcurre únicamente mientras mi espíritu se encuentra viajando. Cuando llego a mi destino, el corazón se detiene por completo hasta que comienzo a soñar cual será la próxima meta que me fije. Y así, de esta manera, estoy listo para partir de nuevo.
Estoy a punto de partir, y ya me siento un intruso en mi propia casa. Me es imposible no caer atrapado en el atractivo riesgo de ir a cualquier parte, aun a costa de perder la silla.
Y así, a medida que comienza mi marcha, me encuentro entre caras desconocidas que he soñado un millón de veces, tantas, como esas pisadas que he dejado desparramadas por cada una de las calles.
Estoy a punto de llegar, y se terminan las ciudades a la vera de esta ruta, aunque en realidad aún no encontré cual es la que será mi destino. Y corro hasta la meta, aun sabiendo que nadie estará esperándome para recibir la posta. Y me siento uno más del pueblo, por más que mis rasgos revelen que yo no soy de ningún lugar. Llegué, y me siento feliz, satisfecho, y por sobre todo, me siento vivo. Pero, a pesar del cansancio y del sueño, a pesar de la alegría y el bienestar, creo que ya es el momento de volver a partir. Y ya estoy preparado para ello…

2 comentarios:

Jose dijo...

Hola Gustavo
Aunque el tiempo aveces es inalcanzable, como me gusta lo que escribes, dejo muy de repente este comentario, porque lo ameritas, la profundidad del espiritu, es lo mas grande, y la leo en ti....este precisamente es un fragmento de lo que pienso internamente....¡Muy buenos escritos! te escribire mas seguido..
Gracias y ¡Felicidades!

Justbreath dijo...

La vida es movimiento, y moverse es conocer y conocer es aprender..
Me gusto mucho tu entrada.
Besos Gustavo!