Obra de Rocío Tisera

domingo, febrero 15

Debajo de mi piel


Comienza a amanecer
debajo de mi piel,
dentro de mis venas,
y se despliega
con mucha premura
un cielo rojizo
furioso y brillante,
coagulado de estrellas.
Puedo sentir el alba
inundando las arterias,
recorriéndolas como lava,
abriendo anchos canales
en mi convulsionado cuerpo.
Porque la sangre
ahora es un vivaz fuego,
una llamarada sagrada
que nace de ese glorioso sol
y que hoy
late más que nunca,
insaciable e iracundo.
Comienza a amanecer
debajo de mi piel,
y hoy solo puedo pensar
en brillar…