Obra de Rocío Tisera

miércoles, mayo 19

Federico García Lorca

Ilustración de Juan José Delfini


El genial poeta y dramaturgo español Federico García Lorca nació en 1898 en Fuente Vaqueros. Sus posiciones antifascistas le convirtieron en una víctima fatal de la Guerra Civil española. En 1936 fue fusilado en Granada por fuerzas franquistas.

El siguiente es uno de los poemas que más fascina de su obra: “Ciudad sin sueño”, de su libro Poeta en Nueva York, escrito entre 1929 y 1930 y recién publicado en 1940.
“Calificados muchas veces de surrealistas, los poemas de esta obra clave de García Lorca, expresan el horror ante la falta de raíces naturales, la ausencia de una mitología unificadora o de un sueño colectivo que den sentido a una sociedad impersonal, violenta y desgarrada.” (Esto lo dice Microsoft Encarta, no yo, aclaro).
Aquí, una de sus joyas.

Ciudad sin sueño. (Nocturno del Brooklyn Bridge).
Federico García Lorca.

No duerme nadie por el cielo. Nadie, nadie.
No duerme nadie.
Las criaturas de la luna huelen y rondan sus cabañas.
Vendrán las iguanas vivas a morder a los hombres que no sueñan
y el que huye con el corazón roto encontrará por las esquinas
al increíble cocodrilo quieto bajo la tierna protesta de los astros.

No duerme nadie por el mundo. Nadie, nadie.
No duerme nadie.
Hay un muerto en el cementerio más lejano
que se queja tres años
porque tiene un paisaje seco en la rodilla;
y el niño que enterraron esta mañana lloraba tanto
que hubo necesidad de llamar a los perros para que callase.

No es sueño la vida. ¡Alerta! ¡Alerta! ¡Alerta!
Nos caemos por las escaleras para comer la tierra húmeda
o subimos al filo de la nieve con el coro de las dalias muertas.
Pero no hay olvido, ni sueño:
carne viva. Los besos atan las bocas
en una maraña de venas recientes
y al que le duele su dolor le dolerá sin descanso
y al que teme la muerte la llevará sobre sus hombros.

Un día
los caballos vivirán en las tabernas
las hormigas furiosas
atacarán los cielos amarillos que se refugian en los ojos de las vacas.
Otro día
veremos la resurrección de las mariposas disecadas
y aún andando por un paisaje de esponjas grises y barcos mudos
veremos brillar nuestro anillo y manar rosas de nuestra lengua.
¡Alerta! ¡Alerta! ¡Alerta!
A los que guardan todavía huellas de zarpa y aguacero,
a aquel muchacho que llora porque no sabe la invención del puente
o a aquel muerto que ya no tiene más que la cabeza y un zapato,
hay que llevarlos al muro donde iguanas y sierpes esperan,
donde espera la dentadura del oso,
donde espera la mano momificada del niño
y la piel del camello se eriza con un violento escalofrío azul.

No duerme nadie por el cielo. Nadie, nadie.
No duerme nadie.
Pero si alguien cierra los ojos,
¡azotadlo, hijos míos, azotadlo!
Haya un panorama de ojos abiertos
y amargas llagas encendidas.
No duerme nadie por el mundo. Nadie, nadie.
Ya lo he dicho.
No duerme nadie.
Pero si alguien tiene por la noche exceso de musgo en las sienes,
abrid los escotillones para que vea bajo la luna
las copas falsas, el veneno y la calavera de los teatros.

1 comentario:

aliada dijo...

Este poema lo escribió cuando estaba en EEUU. Esta fase del poeta esta marcada por la melancolía y el de su tierra.
Las palabras "no duerme nadie por el cielo", imaginate esas grandes ciudades ruidosas, llenas de rascacielos, comparandolas con su Granada natal, mi tierra, es un gran cambio, por eso no duerme nadie en el cielo. Granada era una ciudad pequeña, poco industrializada.

Nombra también el carácter de las personas, por ejemplo, el muerto. El paisaje seco, en eso se refiere a qué ni siquieran velan por sus seres queridos.
El pobre notó mucho la diferencia cultural, no de más o de menos cultura. No se si me explico, sino en sus costumbres.

Date cuenta que una persona, aunque no quiera, aunque huya de sus raices siempre las lleva impresas.

Imaginate a Lorca, cuando llegó a New York, el que pertenecía a una familia pudiente, conocido por todo el mundo, ser nada entre nadie.

También es uno de mis poetas preferidos.

Yo le canto a mi hijo poemas de Lorca.

Mamá quiero ser de agua..
Hijo tendrás mucho frío,
mamá quiero ser de plata,
hijo tendrás mucho frío,
mamá bordame en tu almohada
eso sí ahora mismo.

Un cordial saludo, me alegra saber esa faceta.