Obra de Rocío Tisera

miércoles, agosto 19

Rompecabezas

Hoy, como todos los días, sin percibirlo, sin llegar jamás a darnos cuenta, nos vamos convirtiendo en una nueva pieza, cada vez más pequeña, cada vez más insignificante, de este gigantesco rompecabezas al que todos pertenecemos. Desde bien cerca, puede verse a cada uno de los individuos que integran el puzzle. Desde bien lejos, puede verse a la mismísima humanidad, ensamblada, apiñada, amontonada, pero en soledad.

2 comentarios:

Santiago dijo...

Palabras más, palabras menos... así es, esa es la cuestión (ver: muerde la mano del amo, habeas corpus).

Rubia de la cuarta fila dijo...

Un día llegué a la conclusión de que era un cuarto de raya de un enorme código de barras.
Y si, de lejos puedes ver que todos estamos pegados, pero no unidos.